Mientras Sevilla llora su ausencia, Ciudad Real goza con su presencia

Los aficionados sentimos como se viene amenazando bajo un ‘juego sucio’ la Tauromaquia. Un antitaurinismo camuflado en una demagogia política que deja a un lado todos los condicionantes morales que pudieran tener los que verdaderamente se sienten lejanos a la Fiesta. Una gran mentira utilizada como una cortina de humo sobre los verdaderos problemas que siguen acuciando a la sociedad española.

Asistimos a una ofensiva que no va a ceder y contra la que ya no cabe izar los valores sociales, culturales y económicos de la Fiesta. Nos estamos jugando mucho, ya no sólo en el ámbito taurino, precedentes aquí pueden pasar a otros sectores. Aquí ha comenzado una batalla que habrá que librarla exigiendo el cumplimiento de la legalidad vigente. Pero hasta el momento en la defensa de la Tauromaquia solo acuden los aficionados, la infantería que no encuentra el apoyo de un sector al que sigue manteniendo con su millonaria asistencia a las plazas.

Y la realidad es que los toros son auténticos, y esto en la sociedad actual no interesa. Como bien señala Juan Medina, profesor de la Universidad de Extremadura, “siempre parecen estar en una crisis permanente pero es debido a su naturaleza atemporal”. Lo que sí existe es una destaurinización de la sociedad, pues se enfrentan a una oferta de ocio más amplia que antes y además más asequible. También hay una banalización de los gustos culturales y la gente vive un poco a medias.

Día a día, administraciones locales usan su potestad de gestión para impedir la celebración de una actividad legal que emana de la declaración de Patrimonio Cultural. Esta ley y su amparo constitucional se nos hace inservible porque las estratagemas administrativas de alcaldes se la saltan a la torera. En Ciudad Real de momento, aguantan el chaparrón.

Ahora bien ¿a qué esperan los poderes públicos para actuar de oficio y llevar a los alcaldes y concejales autores de semejante disparate ante la justicia? ¿Está alguien incurriendo en dejación de funciones? Señores, el arte y la cultura no se prohíben.

Bajando al dato económico, en 2014 los festejos taurinos proporcionaron 45 millones de euros en IVA por la recaudación en las taquillas de todas las plazas de toros, así lo acaba de anunciar la Asociación Nacional de Organizadores de Espectáculos Taurinos, a través de un informe. Y es que la aportación del IVA perteneciente a la Tauromaquia a las arcas del Estado supera con un 62,4% a la del cine español por ejemplo, que en 2014 batió récords de recaudación según el Ministerio de Cultura. Es decir, los 131,8 millones de euros que recaudaron de las salas españolas dan al Estado 17,3 millones menos que los toros en IVA, un total del 27,7 millones.

Sin embargo, no vale con echar la mirada para otro lado, la realidad más próxima es adversa a los intereses de la Tauromaquia. Sólo queda remangarse, sin prejuicios y defender lo nuestro. Pongámonoslo a ello.

Morante-veronicaY hete aquí que llega Morante como gran reclamo a Ciudad Real. Y todo cambia. La vida, en otra parte. La incertidumbre, la sorpresa, la entrega a su expresión… José Antonio torea con el corazón, abandonándose a su sus sentimientos. Esa es su grandeza, que sin grandes facultades físicas y sin grandes recursos de oficio, se deja llevar por su creatividad y sus emociones. Y cuando eso pasa, transciende, los cánones a un lado. Como bien señala Joselito, “cuando tú piensas, el público piensa; cuando tú sientes, el público siente”.

Su tauromaquia es vetusta, barroca. Qué pureza. Entrega absoluta, diálogo sincero con el toro. Es torero de tauromaquias antiguas en donde no existía el quererse poner bonito, esa cosa tan compuesta que muchas veces se realiza. Busca lo práctico, lo campero, lo sencillo, y en esa sencillez nace el arte. Su íntima emoción traspasa el juego de la lidia.

Y es que una de las grandes verdades del toreo es esa frase de Juan Belmonte que dice “se torea como se es”. Morante no se traiciona sí mismo. Para lo bueno o para lo malo se muestra como es. Porque no se puede mostrar lo que no se es. José Antonio, genio y figura.

Mientras Sevilla llora su ausencia. Ciudad Real goza con su presencia. Ojala se abandone a sus sentimientos. Que sea el lunes, y lo soñemos todos.

Esta entrada fue publicada en Ciudad Real, Sevilla, Toreros y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s