José Tomás, donde la pasión se queda sin palabras

La Monumental de Barcelona cierra sus puertas, mientras otras se abren. De mano baja, nace con la libertad de quien se siente apasinado del arte del toreo. Y para empezar os dejo la tribuna que recogió La Tribuna de Ciudad Real con la venida de José Tomás a la ciudad este agosto pasado.

Lejos queda aquel 24 de abril de 2010 en  Aguscalientes cuando ‘Navegante’  quiso pasar a la historia por ahondar en la crisis del toreo. La reaparición de José Tomás en su vuelta a los ruedos para esta temporada constituye un auténtico tsumani en la fiesta de los toros. Todo un revulsivo, de cara a revitalizar una fiesta que se encuentra ya hace décadas en estado comatoso. El cambio ministerial de Interior a Cultura inicia un nuevo camino en el sector taurómaco. ¡Ojala! el sangrante y abusivo iva que legisla el sector se cambie y con ello se levante el vuelo de una manera de entender la vida: el arte taurino.

Después de su reaparición en el Coso de la calle de Xátiva, José Tomás dejó patente su toreo profundo y de verdad, toreo puro. Su reaparición significa un halo de esperanza para el aficionado, empresario, medios,… del sector taurómaco. Tras su paso por Valencia, Huelva, Bayona y Gijón,  el coletudo de Galapagar desembarca en Ciudad Real. Su presencia en la feria rompe los moldes sociales, económicos y culturales, y porqué no decirlo revitaliza una ciudad que por unos días será centro neurálgico de la fiesta nacional.

Ciudad Real será capital del toreo por un día, y eso se lo debe a la presencia de José Tomás. Una luz que aparece en una inmensa oscuridad en el ámbito taurino, no por lo que supone de verdad en el toreo, sino porque muchas ferias que estaban abocadas al fracaso en cuanto a asistencia de público, cambiaran su sino y presentarán llenos en muchos de sus días.

El delirio de 9.000 almas está asegurado. Porque JT no engaña, no se esconde, no rehuye el miedo, muestra valor como si cada tarde fuera la última. Y no busca el tremendismo, sus cogidas son fruto de  un toreo de verdad, basado en la pasión. José Tomás pasará a la historia, no ha inventado el toreo pero si lo ha reinterpretado.

El fenómeno trasciende la fiesta de los toros e impulsará la hostelería de la ciudad. La expectación es máxima: trenes, hoteles, restaurantes, y tiendas diversas estarán llenas hasta los topes de gente con la llegada desde todos los rincones para comprobar que el mito sigue intacto y que un toro no podía vencer a la leyenda.

Ni el más antiguo del lugar recordará que el abono de la feria, siempre tan flojo, registrase unos números estratosféricos en cuanto a su venta. La crisis que azota a las plazas acaba de encontrar su antídoto. Los empresarios (Maximino entre ellos) saben que con José Tomás en el abono se salvan las ferias por desorbitantes que sean sus honorarios.

José Tomás desnuda a los toreros actuales. Cuando uno va al teatro, al cine, al museo, busca la verdad que esconden tras sí cuadros, películas, obras teatrales… pues he aquí que en el arte del toreo, José Tomás es la verdad. Hasta el punto de dar su vida en el ruedo por su obra artística. Su espíritu de sacrificio es ilimitado lo que consagra héroe en la plaza y en la calle, en una sociedad tan falta de valores verdaderos. Sabe  provocar  a  la  vez  la  admiración y el miedo, lo que conduce al respeto.

Ha bastado que José Tomás vuelva a los ruedos para que éstos también vuelvan al candelero de máxima actualidad entre los españoles. Y la llamada fiesta nacional resucite. Ahora bien cabe preguntarse, ¿se sabrá gestionar su vuelta a los ruedos de cara al futuro o se quedará en eso, un solitario soplo de esperanza?

Cuando las suertes se ejecutan con hondura y se interpretan con sentimiento, el arte de torear adquiere caracteres de grandeza. Es momento de disfrutar de un mito viviente del toreo, capaz de torear con el alma, de pisar terrenos que no existen, de su toreo extraño, auténtico, puro, hondo, venido de otra época, bajo una figura hierática. Y de valor consciente y consentido común, no del kamikaze que algunos quieren vender.

Joselito, Belmonte, Manolete, El Gallo, Antonio Ordóñez, Chenel… y hoy José Tomás.

Bienvenido a Ciudad Real. Y bienvenida sea la emoción, el valor, la pureza,…

José Tomás, donde la pasión se queda sin palabras (publicado en La Tribuna de Ciudad Real, a 19 de agosto de 2011)

Esta entrada fue publicada en Toreros y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s